Cupona$o y los agregadores de demanda

Uno de los grandes dilemas del sentido común es que no es tan común como debería de ser. Los seres humanos muchas veces no vemos oportunidades que están en nuestras narices. Hay momentos en que actuamos en base a todo menos sentido común, y los que hacen la diferencia son los que se detienen a pensar y analizar las cosas. Pienso que los agregadores de demanda son un buen ejemplo de estos casos.

Para los que no conocen el concepto, es muy sencillo. Todos sabemos que mientras más unidades de un mismo producto compremos, el precio tiende a bajar. Las razones por las que baja son varias, pero la más común es que al vender varias unidades la empresa se ahorra ciertos costos (en logística, ventas, etc.) y esto le permite ofrecer un mejor precio por unidad. Lógicamente, en muchos casos no necesitamos más de una unidad y no podemos tener acceso a ese descuento. Aquí es donde entran los agregadores de demanda. Digamos que un álbum de fotos cuesta $12, pero si compras 10 el precio unitario baja a $8. Si existen 10 personas que quieren comprar el álbum de fotos, ¿por qué no agregarlas para que todas puedan pagar $8?

Cupona$o

¿Cómo funciona Cupona$o?

Hace algunos años, la respuesta a esa pregunta era muy diferente: No es muy práctico tener que buscar a 10 personas que se pongan de acuerdo en comprar el mismo producto, y luego movilizarlas para que realicen la compra juntos (todo para ahorrarse $4, en este caso). Hoy, a través de correos electrónicos, mensajes de texto, redes sociales y aplicaciones en celulares, empresas como Groupon y LivingSocial han puesto el ejemplo de cómo se puede agregar demanda en internet y dar acceso a descuentos a una mayor cantidad de personas.

Este mismo modelo ha sido replicado en varios países, casi siempre con éxito, y Ecuador no ha sido la excepción. Cupona$o ha sabido aprovechar este modelo de negocio y ha aplicado los mismos conceptos para ofrecer descuentos en Guayaquil, Quito, y próximamente en Cuenca. Continue reading

Evalúa tu idea de negocio

Sally Graham es la CEO de Objetivo Negocio, es una especialista en social media de Lima, Perú. Este post fue publicado originalmente en su blog.

Siempre hay algún emprendedor que me comenta que generalmente no cuenta su idea de negocio porque tiene miedo de que se la “roben”. En países donde la copia esta a la orden del día es comprensible pero igualmente ingenuo. Las ideas están en todas partes y suelen nacer simultáneamente en varios lugares. Solo son nuestras cuando las implementamos.

¿Quién va a poner las mismas ganas y la misma pasión que tú implementando “tu” idea? ¿Quién va invertir tiempo y dinero en este momento haciendo realidad “tu” idea? Si aun piensas que se la pueden copiar hay dos opciones: o quieres implementar algo que ya existe y no es difícil de hacer, o no crees que tu idea sea una gran idea después de todo.

En un debate que estaba siguiendo en Linkedin, hicieron la pregunta: ¿Qué es más importante, la idea o la implementación? El 90% de los emprendedores contestaron que ambas cosas eran importantes, sin embargo, sin una buena implementación la idea podría ser muy buena pero valdría prácticamente nada si no la hacemos realidad.

¿Qué es lo más probable que suceda si no compartes tu idea de negocio?

No conocerás su potencial.

No identificarás a la competencia.

No encontrarás un socio capitalista.

No podrás hablar con tus clientes potenciales.

No recibirás sugerencias.

Vamos a dejar algo claro, no les pido ofrecer todos los datos técnicos y fórmulas secretas de su proyecto empresarial, si no poner a prueba la idea de negocio desde el punto de vista del cliente.

Continue reading