¿Qué es Google+?

No es noticia que Google ha estado trabajando duro para competir con las principales redes sociales, Facebook y Twitter. Los dos principales intentos de hacerlo han sido Orkut y Google Buzz, que aunque aún la compañía no lo admita públicamente, no hay duda de que fueron fracasos rotundos. Hace tres días, en un anuncio que ya se veía venir, Google mostró al mundo una su última creación: Google+.

¿Para qué una red social?

En primer lugar, nunca hay que olvidarse que el negocio principal de la compañía es la búsqueda en internet, ni que la gran mayoría de sus ingresos se generan en la venta de publicidad en su buscador y en los sitios afiliados. Por este motivo, para Google es de vital importancia conocer cuáles son las páginas más importantes y relevantes para los usuarios. Antes de que existan las redes sociales, Google podía rastrear el contenido de millones de páginas web y determinar, con un algoritmo constuido por ellos y actualizado constantemente, cuáles satisfacían las búsquedas de sus usuarios. Ese algoritmo ha sido clave en su éxito, pero su relevancia se ha comenzado a cuestionar.

En los últimos años, hemos agregado a internet una capa social, en donde ya no solo importa qué página sea la mejor o la más vista, sino también cuál es la que ven mis amigos, y qué opinan sobre ella. Los íconos de “Me gusta” de Facebook están en la gran mayoría de páginas que visitamos. Facebook está intentando (y logrando) reordenar internet y ser el centro de contenido más importante, teniendo acceso a información detallada de los usuarios y de su comportamiento. Twitter puede ofrecer una barbaridad de contenido en tiempo real, y cada vez más usuarios realizan búsquedas en Twitter antes que en un buscador tradicional. Ambas redes sociales, Facebook y Twitter, no dan libre acceso a Google para que rastree su contenido. Google, al ver que la relevancia de sus resultados puede comenzar a disminuir gradualmente, ha decidido apostarlo todo por crear una experiencia social superior a la que ofrecen redes sociales actuales.

Google+

Perfil Google+

Mi Perfil

La pregunta principal de cualquier persona que este contemplando utilizar Google+ es bastante predecible: ¿cuál es la diferencia con Facebook y Twitter? Continue reading

iPads y Chromebooks: ¿Laptops 2.0?

En estos últimos 20 años la rapidez con la que hemos tenido que adaptarnos a las nuevas tecnologías ha aumentado significativamente. Yo empecé el colegio haciendo trabajos investigando en los diferentes tomos de la enciclopedia que tenía en mi casa, y lo terminé buscando absolutamente todo en internet. En pocos años hemos pasado de celulares del porte de un ladrillo, a smartphones más poderosos que muchas computadoras.

A pesar de todos estos avances, no todo cambia lo suficientemente rápido. Las PCs, si bien cada vez son más rápidas y más poderosas, han mantenido su forma, y hasta hace poco tiempo pocos se atrevían a cuestionarla. La gran mayoría de la gente con acceso a una computadora está conforme y totalmente  acostumbrada a Windows, tanto a sus beneficios como a sus vicios. Pero Windows tiene una complejidad que para muchos usuarios es completamente innecesaria. Una mayoría importante de los usuarios realizan casi todo en un explorador de internet y un procesador de palabras, Internet Explorer y Word, por poner un ejemplo, y el resto de funciones (miles) han quedado obsoletas. Incluso el sistema operation de Apple, que es bastante más sencillo y funciona mucho mejor, puede llegar a ser demasiado para algunos. Muchos no necesitan recordatorios sobre actualizaciones, decenas de programas ni nada que no agregue un verdadero valor a la experiencia con la computadora.

Ese es el razonamiento en el que se están basando compañías como Apple y Google, que están buscando cuestionar esos supuestos que parecían incuestionables. Miremos el caso del iPad. Al día de hoy se han vendido más de 25 millones de iPads, y algunos usuarios pioneros argumentan que pueden sobrevivir con solo ese producto, eliminando lo que hoy conocemos como computadoras de escritorio o portátiles por completo. Quizás eso todavía sea un extremo, y en ese espacio es donde quiere entrar Google con Chromebook. Proponen una computadora que funciona de una forma bastante diferente a una PC. Se prende en 8 segundos, está conectada a internet la mayoría del tiempo (Wifi y 3G), y en palabras sencillas funciona a través de algo parecido a lo que es Google Chrome en este momento. No utiliza disco duro, todo lo guarda Google en ‘la nube’. El precio empieza en $349, y Google va a ofrecer a colegios las computadoras por $20 al mes.

Yo creo que estoy listo para dar el paso a una Chromebook. ¿Y ustedes?

 

Smart TV, en camino

Hace unos días escribí un artículo criticando la lentísima integración de la televisión con internet. Hoy, para taparme la boca, el Financial Times anuncia el desarrollo de la plataforma Smart TV, un producto desarrollado entre Sony, Intel y Google (¿qué más quieren?).

La idea es integrar diferentes servicios de internet con el cable, y abrir la posibilidad al desarrollo de aplicaciones (apps) en el sistema operativo de Google, Android. Un reporte de GigaOM pronostica que el tamaño de la industria de las apps para la televisión pasará de 10 millones de dólares en el 2010, a 1,900 millones en el 2015.

Todo indica que el anuncio oficial se dará en la conferencia para desarrolladores de Google que tendrá lugar el 19-20 de este mes, en San Francisco, CA. Paul Otellini, CEO de Intel, describe este producto como “el cambio más grande desde que la televisión paso a ser a color”. A mi, ya me convencieron.

Mírame y no me toques

Por alguna extraña razón, todo lo relacionado con Internet siempre se me ha hecho especialmente interesante. Gran parte del día paso aprovechando sus beneficios, y se ha convertido en un componente importantísimo de mi vida y mi trabajo. Analizando un poco qué será eso que tanto me atrae, he llegado a una conclusión clarísima: la libertad.

El internet funciona porque es libre. No hay papeleos ni trámites innecesarios que me impidan poner una página o un negocio personal. No hay arancel que “proteja a la industria nacional”, nada me impide acceder contenidos de todo el mundo. No hay monopolios injustos creados por el estado. No existen barreras, ni de entrada ni de salida. No hay información que no este disponible a todos los “compradores” y “vendedores”. En fin, me brinda el aire de libertad y de libre mercado que tanto anhelo.

Es fundamental mantenerlo libre. Hoy justamente leía un artículo en el blog de Michael Arrington, Techcrunch (mi blog favorito, por mucho), sobre ciertas regulaciones que deberían aplicarse a los buscadores. El autor, que era un invitado anónimo, mencionaba que el monopolio que tenía Google en la búsqueda era injusto y muy perjudicial para la industria de Internet.  Él demanda total transparencia en cómo se determinan los resultados de las búsquedas, afirmando que el monopolio de Google no permite que el mercado se corrija por sí solo. Este sería un cambio que alteraría el actual rumbo del Internet (que es el correcto) a uno más regulado y, por lo tanto, ineficiente.

Continue reading