Realidades
2

¿Dónde están los juegos de mesa?

Hace unos meses me fui de vacaciones a Nueva York, y una de las paradas no negociables era la tienda de Toys R Us en Times Square. Estoy seguro que es una de las jugueterías más visitadas del mundo, y sin duda una de las más espectaculares. Tiene tres pisos enormes con todos los juguetes que se puedan imaginar, y como si eso no fuera suficiente, también pusieron una rueda moscobita dentro del local. Lo primero que hice fue pasear por todos los pisos para ver de todo un poco, y luego me instalé en la sección de videojuegos, que es realmente lo único que me interesaba comprar. Pero paseando por esta sección me acordé que esto no siempre había sido así. Desde que era un niño, siempre había otra sección que me encantaba visitar: la sección de los juegos de mesa.

Tienda de Toys R Us en Times Square

Tienda de Toys R Us en Times Square

Caí en cuenta que en el paseo que di por los tres pisos, no vi un solo juego de mesa. Volví a dar una vuelta, y en el segundo piso, en una esquina, habían dos corredores cortos y angostos con los únicos juegos de mesa disponibles. Y no había ni un solo niño a la vista. Solo una señora mayor, y una mujer con su esposo. Obviamente esto no era ninguna sorpresa. Y es que pensándolo bien… ¿quién va a jugar Monopolio o Scrabble en un tablero, cuando los tienes en el iPad? O peor todavía… ¿quién va a jugar Monopolio cuando puede jugar Call of Duty?, ¿quién va a jugar Scrabble cuando puede jugar FIFA 2013?

No es una locura decir que los juegos de mesa, en su estado actual (es decir, un tablero real comprado en la juguetería), están prácticamente muertos. Lo cierto es que se han desarrollado nuevas formas de entretenimiento que han dejado atrás algunas clásicas, como los juegos de mesa. Eso nadie lo puede discutir. Sin embargo, tampoco podemos decir que van a desaparecer. Ese argumento de que como ahora se juega en línea ya no tiene sentido jugar con gente alrededor, no tiene fondo. Apuesto a que los juegos de mesa son más viejos que cualquier deporte, y por algo se han mantenido a través de las diferentes épocas y han sido populares en diferentes civilizaciones. Manteniendo el resto de factores constantes, jugar con amigos alrededor tuyo siempre va a ser más divertido que jugar solo, por más que estés jugando en línea.

Un ejemplo que explica parte de mi punto, son las ventas de la última generación de videojuegos. El Nintendo Wii era el sistema que ofrecía el peor servicio para jugar en línea, y los juegos más populares ni siquiera tenían esa función. Play Station 3 y Xbox 360 ofrecían los juegos más taquilleros, y con un enfoque fuertísimo en los juegos en línea. La lógica nos dice que Play Station y Xbox deberían de tener ventas muy superiores, pero los números cuentan otra historia. Nintendo lideró las ventas de esa generación superando en más de 27 millones de consolas a sus competidores. Vendió un total de 97 millones de unidades, 38% más que los otros dos. No podemos darle todo el crédito a un factor, pero la principal fortaleza del Wii era que generaba una experiencia diferente en la casa. Convirtió a los videojuegos en una experiencia más real y más interactiva, que podía disfrutar cualquier miembro de la familia. En otras palabras, una experiencia real que te permita interactuar con gente alrededor tuyo, puede ser mucho más poderosa que simplemente ver una pantalla y jugar con gente que está en otro lugar. A los humanos nos gusta el contacto con otros humanos. Por eso salimos con amigos, por eso hacemos deporte, por eso nos casamos, por eso tenemos hijos.

Les puse este ejemplo porque prueba que una mayoría sí disfruta más jugando con gente alrededor suyo, solo que los juegos de mesa no han evolucionado con la rapidez de otros tipos de entretenimiento. No hay que ser un genio para saber que una tablet puede reemplazar un tablero y convertirse en cientos de juegos de mesa. Y esto es tan obvio que muchos ya lo están haciendo. Existen adaptaciones para tablets de Monopolio, Risk, Life, Ajedrez, Damas, y muchos juegos más. Pero no son más que adaptaciones. Los juegos de mesa que han nacido pensados para funcionar en una tablet, son poquísimos. Solo imagínense algunas de las posibilidades considerando la capacidad de una tablet: micrófono, parlantes, detector de movimiento, pantalla táctil, conexión a internet… Si nos podemos divertir en grupo con una simple baraja de cartas, ¿no creen que se pueden desarrollar juegos de mesa que aprovechen todo esto y creen experiencias muy superiores a las que ofrecen actualmente? Y esto es solo pensando en una tablet, pero el día de mañana puede ser una pantalla de mayor tamaño que brinde más posibilidades todavía.

Veo una oportunidad enorme y espero que ustedes también la vean. Los juegos de mesa van a evolucionar y en pocos años serán experiencias realmente dinámicas. Los invito a que piensen en cómo debería ser la próxima generación de juegos de mesa, que estoy seguro que llegará con bastante fuerza. Y tengan la seguridad de que la sección de juegos de mesa volverá a ser igual o más importante que antes… pero en el App Store.

 

Artículos relacionados
Latinoamérica atascada