Llegó la hora del Play Station 4

En los ciclos de vida de las consolas de videojuegos, no hay mejor momento para los jugadores que cuando se acerca el lanzamiento de las nuevas generaciones. Quizás no todos me entiendan, pero comprarse una consola de una nueva generación es el equivalente a que te traigan un regalo del futuro. Tienes en tus manos tecnología y juegos que no existían, y que te van a traer nuevas experiencias, más reales y más divertidas. Es un sentimiento increíble.

Hoy, estamos precisamente en ese momento. Nintendo lanzó hace pocos meses su nueva consola, el Wii U, que busca una vez más romper los esquemas con su nuevo control con pantalla táctil incorporada. El concepto es interesante, pero todavía le faltan los juegos de peso para demostrarlo. Microsoft todavía no da muchos detalles sobre lo que se viene, pero seguramente en los próximos 3 meses vendrá el anuncio, y el lanzamiento a final de año. Sony, por otra parte, realizó la semana pasada una presentación de dos horas sobre lo que será el Play Station 4 (PS4), y en mi opinión, dejó una muy buena impresión sobre lo que será la próxima generación.

Quizás lo más relevante para el jugador promedio, es la mejora en gráficos que tendrá el nuevo sistema de Sony. Podría entrar en especificaciones técnicas, pero creo que mejor se explica con una imagen:

Rozando la perfección

                                                       Cortesía del Play Station 4

Me gustó mucho un ejemplo que puso uno de los tantos expositores, y era justamente cuando mostraron esta imagen. Resulta que en la época en que el cine no tenía sonido, y era en blanco y negro, había que hacer un esfuerzo grande para comunicar las emociones y las intenciones de las personas. Si no, no se entendía lo que estaban haciendo. Con el avance de la tecnología en la industria cinematográfica, ese esfuerzo se fue reduciendo, ya que con imágenes y sonido más claro, las personas podían transmitir las mismas cosas de una forma más natural. Ya no tenían que reír a carcajadas para que entiendan que algo fue chistoso. Ahora basta con una sonrisa. Con el PS4, los videojuegos van a alcanzar ese mismo punto. Los gráficos podrán ser tan reales, que se va a poder comunicar muchísimo a través de una simple mirada o un simple gesto de un personaje. Esto no es simplemente un paso más para los videojuegos: es un paso gigantesco para alcanzar experiencias mucho más impactantes.

Ahora toca sentarse y esperar a que venga la segunda ola de anuncios de Sony, y la primera de Microsoft. Estas dos compañías van a dar mucho de qué hablar en este año. Las decisiones que tomen de cara a la nueva generación de consolas marcarán el camino de la industria de videojuegos en los próximos años.

 

Lenovo quiere hacer mi sueño realidad

Hace un par de días terminaba de escribir mi artículo ¿Dónde están los juegos de mesa? y segundos después de publicarlo, me entró una duda. No los voy a aburrir volviéndoles a escribir las ideas del artículo, pero en resumen yo he estado un poco obsesionado con la idea de que los juegos de mesa van a evolucionar gracias a las tablets y otras pantallas táctiles. Estoy seguro de que esa y otras tecnologías van a permitir crear juegos que van a devolverle a los juegos de mesa el espacio que se merecen en cada casa. Pero, ¿y si estoy equivocado? Puede ser que los juegos de mesa hayan perdido terreno para siempre, y seguirán empolvándose en nuestros closets hasta desaparecer. Esa era mi gran duda, pero Lenovo me acaba de dar un poco de tranquilidad.

En el 2013 International CES, Lenovo presentó su IdeaCentre. Una pantalla táctil de 27″ que funciona también como mesa. Y una de las funciones principales para las que fue diseñado, es precisamente para juegos en grupo.

Lenovo no es la primera compañía que lo intenta. Microsoft ya fracasó con el Microsoft Surface original, y fue víctima de una de las parodias más vistas en YouTube. No voy a entrar en detalles sobre por qué fracasó, pero pienso que Lenovo le está dando un enfoque mucho más poderoso, y lo está lanzando en un momento más acertado. Habrá que esperar a mediados del 2013 para verlo en el mercado.

Hola, soy una marca

“Si esta marca fuera una persona, ¿qué tipo de persona sería?” Esta es una pregunta que le hicieron a varios hombres en unos grupos focales que me tocó presenciar. Y aunque a simple vista puede parecer una pregunta un poco infantil o irrelevante, la realidad es que puede ser una herramienta muy poderosa.

Piensen en sus marcas favoritas, y ahora imagínense qué tipo de personas serían esas marcas. Mientras escribo hago ese mismo ejercicio, y lo primer que se me ocurre es Apple. Tengo alrededor mío una MacBook (en la que estoy escribiendo), unos audífonos de mi iPod, un iPad e incluso una tasa de café negra con la manzanita de Apple blanca. Si fuera una persona, yo diría que es un tipo que tiene alrededor de 28 años, gringo, emprendedor, bastante exitoso, moderno, muy inteligente pero a la vez descomplicado, siempre bien vestido. Un tipo que logró que ser geek pase de significar ser nerd a significar ser interesante. No es coincidencia que yo esté en mi escritorio rodeado de productos de Apple. Es muy probable que yo quiera ser como ese tipo e incluso sienta que me acerco a lograrlo cada vez que uso los productos de Apple.

Nadie duda sobre cuál es cuál

Ahora me imagino quién sería Windows. Probablemente un señor de unos 40 años, casado y con hijos, exitoso pero con problemas en el trabajo, estresado porque muchas cosas en su vida no funcionan como quisiera y el dinero no lo puede arreglar. Se viste un poco anticuado, lucha por estar de moda pero casi nunca lo consigue, todo el mundo lo conoce pero la realidad es que nadie lo quiere mucho. Como se imaginan, tampoco es coincidencia que no estoy rodeado de ningún producto de Windows. No quiero ser como ese persojane e incluso intento alejarme de él lo más posible.

Tomando mis respuestas como ejemplo, y asumiento para efectos de este ejercicio que esta es la percepción generalizada de estas dos marcas, de aquí podríamos sacar muchas conclusiones. Esta pregunta tan sencilla ayuda a cualquier consumidor a traducir lo que sienten por una marca a un lenguaje mucho más fácil de construir para ellos y de digerir para nosotros.

Si su marca preferida fuera una persona, ¿qué tipo de persona sería?

Nota sobre la foto: Estoy seguro que muchos recuerdan la campaña de Mac vs. PC que fue tremendamente exitosa para Apple. Ese fue un refuerzo directo a la percepción de la marca que conectó con los consumidores porque el ejemplo fue muy real y muy atinado. Aunque parezca mentira, yo sin pensar en esa campaña escribí en este artículo sobre dos personas muy parecidas a los actores que ven en la foto. Es una prueba más de lo efectiva que puede ser esta pregunta. 


No subestimen el nuevo iPad

Me acuerdo cuando salió el iPad por primera vez, que la reacción de muchos (y me incluyo) fue algo así como “es solo un iPhone grande”. Es lo que parecía, ya que al utilizar el mismo sistema operativo, a simple vista era casi lo mismo. Esa simplificación de lo que era este nuevo aparato desapareció por completo cuando la gente lo pudo tener en sus manos. Ya no eran tan sencillo como un iPhone grande, ya era algo mucho más difícil de explicar, y algo que enamoró a casi todo el que lo probó.

Ahora sale el nuevo iPad, y muchos dicen que lo que cambia es mínimo, porque solo es otra pantalla y una mejor cámara. A esos que escucho decir eso, les pregunto, ¿qué es el iPad? Una pantalla táctil, me responderán seguramente. Entonces, si a una pantalla táctil le pones una pantalla nueva que resulta ser la mejor pantalla que existe en el mundo, ¿te parece un cambio mínimo? El cambio, diría yo, es máximo.

No espero convencerlos con este post, solo intento recordarles que Apple ya demostró más de una vez que uno no puede juzgar a sus productos simplemente leyendo una noticia en internet, o peor aún, un tweet de algún fanático. Hay que verlos y probarlos personalmente. Les aseguro que cuando tengan en sus manos el nuevo iPad y vean la diferencia  entre la pantalla anterior y la nueva, van a arrepentirse de haberlo juzgado antes de tiempo.

Sobre el nombre (o la falta de) del nuevo iPad, me parece que tiene todo el sentido del mundo que dejen de enumerar las versiones. ¿De qué le sirve a Apple ponerle iPad 3? ¿De qué nos sirve a nosotros que se llame iPad 3? De nada y de nada. En primer lugar, no lo hacen con sus otros productos, con la única excepción del iPhone. Las MacBook se llaman MacBook, los iPods se llaman iPods. La gente los conocen por generación (“tengo un iPod de tercera generación”) y así los conocerán a los iPads también. En segundo lugar, simplemente no es sostenible. ¡En 10 años tendrían que lanzar el iPad 12! Creo que cuando anuncien el nuevo iPhone no se va a llamar iPhone 5, sino así tal cual: nuevo iPhone.

Finalmente, ya que estoy hablando de Apple, el día de mañana va a ser un día muy interesante para los inversionistas de la compañía. Apple supuestamente piensa discutir sus planes para utilizar los 100.000 millones de dólares que tiene en efectivo, después de que tanto sus inversionistas como un gran número de analistas han argumentado que es bastante ineficiente tenerlos guardados abajo del colchón. Veremos qué pasa.

iPads y Chromebooks: ¿Laptops 2.0?

En estos últimos 20 años la rapidez con la que hemos tenido que adaptarnos a las nuevas tecnologías ha aumentado significativamente. Yo empecé el colegio haciendo trabajos investigando en los diferentes tomos de la enciclopedia que tenía en mi casa, y lo terminé buscando absolutamente todo en internet. En pocos años hemos pasado de celulares del porte de un ladrillo, a smartphones más poderosos que muchas computadoras.

A pesar de todos estos avances, no todo cambia lo suficientemente rápido. Las PCs, si bien cada vez son más rápidas y más poderosas, han mantenido su forma, y hasta hace poco tiempo pocos se atrevían a cuestionarla. La gran mayoría de la gente con acceso a una computadora está conforme y totalmente  acostumbrada a Windows, tanto a sus beneficios como a sus vicios. Pero Windows tiene una complejidad que para muchos usuarios es completamente innecesaria. Una mayoría importante de los usuarios realizan casi todo en un explorador de internet y un procesador de palabras, Internet Explorer y Word, por poner un ejemplo, y el resto de funciones (miles) han quedado obsoletas. Incluso el sistema operation de Apple, que es bastante más sencillo y funciona mucho mejor, puede llegar a ser demasiado para algunos. Muchos no necesitan recordatorios sobre actualizaciones, decenas de programas ni nada que no agregue un verdadero valor a la experiencia con la computadora.

Ese es el razonamiento en el que se están basando compañías como Apple y Google, que están buscando cuestionar esos supuestos que parecían incuestionables. Miremos el caso del iPad. Al día de hoy se han vendido más de 25 millones de iPads, y algunos usuarios pioneros argumentan que pueden sobrevivir con solo ese producto, eliminando lo que hoy conocemos como computadoras de escritorio o portátiles por completo. Quizás eso todavía sea un extremo, y en ese espacio es donde quiere entrar Google con Chromebook. Proponen una computadora que funciona de una forma bastante diferente a una PC. Se prende en 8 segundos, está conectada a internet la mayoría del tiempo (Wifi y 3G), y en palabras sencillas funciona a través de algo parecido a lo que es Google Chrome en este momento. No utiliza disco duro, todo lo guarda Google en ‘la nube’. El precio empieza en $349, y Google va a ofrecer a colegios las computadoras por $20 al mes.

Yo creo que estoy listo para dar el paso a una Chromebook. ¿Y ustedes?

 

La solución para todas tus contraseñas

Buscando alguna herramienta que solucione el serio problema que tengo con mis usuarios y contraseñas, encontré la página perfecta: LastPass. Yo tengo varias contraseñas que uso para diferentes cuentas: una que tiene números, otra que tiene letras, otra con números y letras, otra con números y unas letras mayúsculas, entre otras. Quizás lo hago de precavido, quizás de paranoico, pero lo cierto es que así me siento más seguro. Sin embargo, poco a poco mi sistema se está volviendo insostenible. Cada vez tengo más cuentas en diferentes páginas web, y aunque para unos es posible que sea suficiente utilizar la herramienta que tienen la mayoría de navegadores para guardas las contraseñas automáticamente, para mi definitivamente no lo es.

Muchos usamos más de una computadora (una en el trabajo y una en la casa), y muchos también creamos cuentas usando los teléfonos celulares. Al final del día tenemos un problema bastante complicado: unos datos están en la oficina, otros en la casa y otros en el celular. Estar recuperando contraseñas olvidadas es una pérdida de tiempo. Además, llenar los mismos formularios cada vez que queremos crear una cuenta en la aplicación de moda tampoco es ideal (algunos navegadores ayudan con esto, pero de una forma muy desordenada). Yo por lo menos estoy harto de escribir dónde vivo, cuándo nací y cuál es el nombre de soltera de mi mamá. He llenado demasiados formularios.

Todos esos problemas quedan solucionados cuando empiezas a utilizar LastPass. Lo único que necesitas aprenderte es una sola contraseña maestra para todas tus páginas, y no vas a tener que escribirla más de una vez. LastPass se instala en tu navegador, copia todas las contraseñas que este tenga guardadas, te hace llenar formularios una sola vez (hay dos tipos: perfiles y tarjetas de crédito) y todos tus datos quedan completamente protegidos. Puedes instalar LastPass en todas tus computadoras y tus cuentas quedan sincronizadas. Las contraseñas que tengas en tu oficina van a estar en tu casa, y viceversa. Lo mejor de todo, es que todo esto es gratis. Si quieres agregar alguno de los servicios premium, como por ejemplo LastPass en tu teléfono, cuesta solo $1 al mes.

Otra función muy útil es la de crear contraseñas seguras con un clic (por ejemplo: W5eQT6R4). Como estas contraseñas quedan almacenadas en tu cuenta de LastPass, puedes crear una contraseña segura diferente para cada una de tus cuentas.

En este video se describen algunas de las funciones básicas

El futuro de nuestra información

Quisiera que alguien me explique qué va a pasar con nuestros archivos en 10, 20 o 30 años. Tengo archivos regados en mi computadora personal, la computadora de mi hermano, Hotmail, Gmail, cientos de fotos en Facebook, algunos videos de YouTube, y quién sabe en dónde más. Con la rapidez con la que avanza la tecnología, me pongo a pensar que mientras más aparatos (iPod, tablets como el iPad, celulares, etc.) y más páginas (nuevas redes sociales, por ejemplo) aparecen, más desordenados están nuestros archivos.

No solo que no veo a ninguna compañía que ofrezca una fácil integración de toda nuestra información, sino que mientras pasan los años cada vez es menos probable que una solución de ese tipo sea posible. Y quizás a mi no me afecte tanto como a generaciones más jóvenes, porque yo sí tengo una parte de mi vida en papel, impresa y guardada en los cajones de mi casa. Pero si hubiera nacido junto con las cámaras digitales, por poner un ejemplo, es muy probable que la gran mayoría de mis fotos estén solo en formato digital. Unas quizás en Facebook, otras en alguna computadora vieja de la casa, otras en tarjetas de memoria que nunca descargamos, quizás unas en el mail… en fin, regadas por todas partes.

Además de cosas tan personales como nuestras fotos, consideremos también contenido que compramos en internet. Canciones en iTunes, Amazon MP3, Zune, y quién sabe qué otro servicio aparecerá en los próximos años. Es cierto que en el caso de la música Apple tiene un monopolio importante, gracias a los éxitos del iPod y del iPhone, pero no deja de ser un problema porque esas canciones no pueden ser pasadas (por lo menos no fácilmente) a un dispositivo que no sea de Apple.

Y aunque la tendencia indica que probablemente en unos años la gran mayoría de nuestro contenido este en la ‘nube‘ para poder tener acceso a él de donde sea que estemos, seguimos con el mismo problema. Apple tiene su propio almacenamiento en la nube, así como Google y Microsoft tienen el suyo, y muchas otras compañías ofrecen ese mismo servicio.

Este es un problema mucho más serio de lo que creemos, y en los siguientes años estoy seguro de que habrán varias iniciativas para solucionarlo. Por el momento, lo más parecido que encontré a la solución que vamos a necesitar es Arkiva. Parece que tienen el problema bien identificado, pero después de analizar el servicio, su proceso y su costo, está lejos de ser una aplicación práctica, sencilla y amigable, que es lo que el usuario promedio necesita.

Square: cobros con tarjeta de crédito, desde tu celular

Nadie puede discutir que usar tarjetas de crédito es muchísimo más cómodo que usar efectivo. También es lógico asumir que aceptar tarjetas se traduce fácilmente en más clientes y mayores ventas. ¿Por qué entonces no todos los negocios las aceptan?

El problema es que tiene varios costos involucrados (mensualidades por el servicio, costo por transacción, etc.) y los trámites no son tan sencillos como deberían ser. Por esta y otras razones hay muchos lugares (pequeños negocios, o negocios con transacciones pequeñas más que nada) que no ofrecen este tipo de pago, o ponen restricciones como consumos mínimos. Square pretende eliminar esas barreras simplificando y masificando aun más el uso de las tarjetas de crédito.

Como pueden ver en el video, es extremadamente sencillo. Conectas un lector de tarjetas de crédito pequeño en la entrada de audio del celular, instalas la aplicación, y estás listo para vender. No necesitas firmar ningún contrato, y solo existe un costo por transacción que es probablemente el más bajo que vas a encontrar. Al suscribirte a Square te envían el lector totalmente gratis.

El hecho de que todo sea electrónico y por internet trae muchísimos beneficios. Las transacciones son rápidas y son registradas en tu cuenta de Square. Puedes tener organizadas todas tus ventas en un mismo lugar. Además, como todas las ventas quedan registradas puedes identificar fácilmente a tus clientes frecuentes cada vez que hacen una compra.

Herramientas como estas es exactamente lo que necesitan los pequeños emprendedores en sus inicios.

Square puede usarse con el iPhone, iPad, iPod Touch, Nexus One y Droid. Por el momento solo funciona en Estados Unidos, pero estoy seguro que el servicio no va a tardar en expandirse.

Gracias a @luisesanlucas por sugerir la noticia.

Smart TV, en camino

Hace unos días escribí un artículo criticando la lentísima integración de la televisión con internet. Hoy, para taparme la boca, el Financial Times anuncia el desarrollo de la plataforma Smart TV, un producto desarrollado entre Sony, Intel y Google (¿qué más quieren?).

La idea es integrar diferentes servicios de internet con el cable, y abrir la posibilidad al desarrollo de aplicaciones (apps) en el sistema operativo de Google, Android. Un reporte de GigaOM pronostica que el tamaño de la industria de las apps para la televisión pasará de 10 millones de dólares en el 2010, a 1,900 millones en el 2015.

Todo indica que el anuncio oficial se dará en la conferencia para desarrolladores de Google que tendrá lugar el 19-20 de este mes, en San Francisco, CA. Paul Otellini, CEO de Intel, describe este producto como “el cambio más grande desde que la televisión paso a ser a color”. A mi, ya me convencieron.